Regrese a pagina de bienvenida

Indice Templos

 

San Jerónimo (Tlacochahuaya)

Antecedentes históricos y descripción

La construcción del templo se realizó a mediados del siglo XVI y principios del XVII. Sus creadores fueron los dominicos, quienes no lo proyectaron para ser común a los construidos en esa época, sino para que funcionara como un convento destinado a la meditación, penitencia y reflexión de los frailes. Por tal motivo se escogió un tranquilo y armonioso lugar alejado del camino real. La obra se comenzó a construir en 1586, bajo la vigilancia de Fray Jordán de Santa Catalina. En todo el conjunto es notoria la mano de obra indígena, presente no sólo en sus elementos arquitectónicos sino también en los decorativos.

El atrio que antecede al edificio está limitado por una barda con pináculos y dos portadas de acceso: una frontal y otra lateral. Sobresalen las capillas posas, la cruz atrial y un reloj de sol localizado frente a la portada lateral del atrio.

La fachada principal del templo está compuesta por la portada y dos torres con campanario que ostenta cúpula, cupulín y linternilla. La portada es de estilo barroco popular, conformada por pilastras, cornisas, un frontón roto, roleos, vanos con arco de medio punto y nichos con esculturas de santos. Destaca la imagen de San Jerónimo, patrón del pueblo, quien se halla en actitud de escuchar la voz de Dios, a través de una trompeta. La clave del arco de acceso también es sobresaliente, pues en ella se encuentran labrados dos pequeños perros con tea encendida en su hocico, considerados "perros del señor" y símbolo de los dominicos.

La portada lateral es más sencilla; comprende al vano de acceso con arco de medio punto, pilastras tableradas y un frontón triangular. En el centro de este último se encuentra la figura de la Virgen de Guadalupe.

Su planta arquitectónica tiene forma de cruz latina, cubierta con bóveda de cañón corrido, a excepción del coro, que tiene bóveda vaída, y el crucero, que posee cúpula semiesférica.

El interior está dotado de una profusa decoración policroma que cubre muros, arcos y bóvedas. Entre los principales motivos existen: follajes, flores, floreros, jarrones, macetones y cabezas de angelitos. Sumado a esto se hallan también los magníficos retablos, platerescos y barrocos, en cuyos compartimentos alojan pinturas al óleo o esculturas de santos. Destacan también el púlpito y el órgano tubular de fuelle. La decoración de ambos se integra a la de los muros y bóvedas del templo. El órgano fue restaurado en 1991, aunque su fabricación se realizó en 1739.

El claustro es muy pequeño, formado por dos plantas y patio central, localizado en el costado sur del templo.

Localización:
Se ubica al sureste de la Ciudad de Oaxaca, a 23 kilómetros (14.29 millas) por la Carretera Federal con destino al Istmo. Desvíese a la derecha en el entronque a la población aproximadamente en el kilómetro 22 de la Carretera Federal 190.

http://www.oaxaca-mio.com